Hermosillo, Sonora, mayo 12 de 2016.- La Secretaría de Salud hace un llamado a la población sonorense a protegerse de las altas temperaturas para evitar padecimientos relacionados, como la deshidratación, la insolación, el golpe de calor o las quemaduras solares.

Durante la última semana no se presentaron eventos asociados a la temporada de calor en el Estado, por lo que se mantienen 5 padecimientos relacionados con las altas temperaturas, de los cuales 3 fueron en varones y 2 en mujeres, en edades entre los 26 y 76 años.

Esto representa un 500% menos de casos que se habían registrado a la misma fecha del año pasado, cuando se tenían 26 casos atribuibles a las altas temperaturas en la entidad.

Cabe recordar que la dependencia estatal realiza la vigilancia epidemiológica de la temporada de calor, que incluye: deshidrataciones, insolaciones, golpe de calor y quemaduras solares, así como casos de enfermedad diarreica aguda (EDA) y de cólera.

A la fecha se han acumulado 3 mil 768 casos de EDA en Sonora, una cifra ligeramente mayor a la registrada durante la misma semana del año 2015, cuando se habían presentado 3 mil 708 casos.

Entre los síntomas más importantes que nos pueden indicar que una persona está sufriendo eventos adversos por exponerse a calor ambiental se incluyen:

·         Mareo.

·         Sudoración excesiva al principio, después, falta de sudor.

·         Enrojecimiento y sequedad en la piel.

·         Fiebre con temperatura desde 39 a 41 grados.

·         Comportamiento inadecuado, como por ejemplo: comenzar a quitarse la ropa sin importar

          el lugar, como consecuencia de deterioro neurológico.

·         Aceleración del ritmo cardíaco, con latido del corazón débil.

·         Dolor de cabeza.

·         Crisis convulsivas.

Otros signos de mayor severidad y que son conocidos como signos de alarma que requieren atención médica inmediata se incluyen los siguientes:

·         Piel que se siente caliente y seca pero no sudorosa.

·         Confusión o pérdida del conocimiento.

·         Vómitos frecuentes.

·         Falta de aire o problemas para respirar.