Hermosillo, Sonora, julio 24 de 2016.- El sobrepeso y obesidad en los menores es un problema de salud que ha aumentado en los últimos años, por lo que la Secretaría de Salud le recuerda a los padres la responsabilidad de mantener a sus hijos en un peso saludable.  

La dieta principal de los menores es la familiar, ya que adquieren sus hábitos alimenticios a través de sus padres porque ellos no están conscientes de lo que comen y consumen los alimentos que le proveen en su hogar.  

Para tener hijos más saludables, los papás deben dedicarle más tiempo a la selección y preparación de los alimentos, así como inculcar hábitos que mejorarán su salud, tales como realizar ejercicio frecuentemente, consumir agua y evitar los alimentos muy dulces, entre otros.  

La dependencia estatal cuenta con especialistas en nutrición en los centros de salud del Estado, donde se les invita a los padres a acudir para recibir asesorías de cómo mejorar la alimentación y con ello, la salud familiar.  

Cabe señalar que para tener éxito en la lucha contra el sobrepeso y obesidad infantil, se debe de involucrar a toda la familia, sobre todo a ambos papás, porque sí sólo uno lo hace regularmente no se logrará controlar el problema.  

El padecer de sobrepeso u obesidad infantil desencadenará por lo menos 10 años después enfermedades, tales como diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares y en los huesos, así como algunos tipos de cánceres.  

El menor “cachetonsito” o “rellenito” no es saludable y es un problema de salud muy grave, ya que los menores entre los 9 y 10 años ya presentan alteraciones metabólicas, tales como triglicéridos altos, colesterol elevado, hipertensión y glucosa alta.