Hermosillo, Sonora, julio 31 de 2016.- El tener malos hábitos alimenticios, estrés, consumo de tabaco y alcohol, son factores de riesgo que desencadenan una mala digestión provocando con ello daños a la salud, debido a que pueden presentarse diversos padecimientos, desde alergias hasta cáncer de colon.

El proceso digestivo debería de producirse rápido y eficazmente, de manera que el organismo se nutra, sin embargo, si la digestión es lenta, los alimentos no digeridos se fermentan, se produce putrefacción en los nutrientes y por lo tanto no se absorben, provocando malestar físico.

La importancia de llevar una buena alimentación, así como una vida sana y activa, es que estos factores influyen de manera directa en la buena digestión de las personas y por lo tanto en tener buena salud.

Una deficiente digestión no sólo ocasiona malestares leves, puede provocar desde alergias, hasta reflujo, sensación de ardor en pecho y garganta, acidez e irritación de estómago, gases, diarreas, estreñimiento y en casos extremos cáncer de colon; es por ello la importancia de cuidarse para estar bien nutridos.

Una mala digestión puede presentarse debido, entre otras cosas, al consumo de medicamentos anti inflamatorios, comer demasiado, consumir alimentos pesados, fumar, exceso de alcohol y estrés.

El reflujo gastroesofálico, que no es otra cosa más que la sensación de ardor en pecho y garganta, así como acidez estomacal, se puede evitar dejando de consumir alcohol, ajo, cebolla, chocolate, cítricos, café, pimienta, tomate y sus derivados, alimentos muy calientes o fríos, así como lo que tengan alto contenido en grasas.

El abultamiento del vientre por gases acumulados en el tubo digestivo, llamado científicamente meteorismo, es otra de las alteraciones ocasionadas por la mala digestión, y cuando esto va acompañado por estreñimiento, se recomienda aumentar la cantidad de fibra en la dieta, así como ingesta abundante de líquidos (agua), consumo de fruta, legumbres y verduras, y hacer ejercicio.

Es recomendable realizar cinco comidas al día, pero no abundantes; debe evitarse las comidas rápidas y procurar un ambiente tranquilo a la hora de ingerir los alimentos, así como limitar el café y el alcohol..

Algunos síntomas de la mala digestión:

• Dolor en el centro del pecho
• Ardor
• Sabor ácido en la boca
• Náuseas
• Eructos
• Reflujo
• Deficiencias nutritivas

Recomendaciones para evitar una mala digestión:

• Evitar alimentos como el pepino, frijoles, repollo, etc.
• Consumir agua
• Evitar bebidas gaseosas
• Sustituir el vinagre por limón
• Reducir consumo de carne de cerdo
• Remojar leguminosas por lo menos 8 horas antes de prepararlas
• Masticar lenta y adecuadamente
• Cenar temprano, por lo menos 2 horas antes de dormir