Hermosillo, Sonora, agosto 14 de 2016.- La Comisión para la Cooperación Ambiental y la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Estatal contra Riesgos Sanitarios del Estado de Sonora (COESPRISSON), firmaron el pasado 11 de agosto un convenio de colaboración.

El objetivo que se busca es que bajo un sistema de Vigilancia Sindrómica, se recabe información dentro de los Hospitales Públicos en el Estado para poder determinar los efectos del cambio climático, en los golpes de calor que son cada vez más comunes en la entidad.

Este acuerdo de coordinación representa el compromiso que hacen los Presidentes Peña Nieto, Obama y Trudeau, en el cual se comprometieron a darle seguimiento a este sistema de Vigilancia Sindrómica que arranca en Hermosillo, siendo Detroit y Otawa las únicas ciudades de América del Norte que tendrán este programa en marcha.

Numerosas organizaciones internacionales han identificado el calor extremo como una amenaza incipiente para la salud ambiental en América del Norte, toda vez que se espera que los eventos de calor extremo se incrementen significativamente en cuanto a intensidad, duración y frecuencia hacia finales de este siglo.

Cabe señalar que un golpe de calor se origina cuando la temperatura corporal sube por encima de los 40 grados, cuando el organismo humano funciona a unos 37 y es bastante sensible a las variaciones externas, por lo que dispone de mecanismos que regulan su temperatura, como el sudor, y distribuyen el calor mediante la sangre y lo expulsan hacia el exterior.

Cuando se sufre un golpe de calor, todos estos mecanismos dejan de funcionar, sube la temperatura y se pierden abundantes líquidos corporales. Todo ello eleva las probabilidades de padecer daños neurológicos e, incluso, de morir.

Las personas mayores de 65 años y los niños menores de seis son más vulnerables, a cuyo tipo de clima no están acostumbrados, así como las personas con alguna discapacidad física o psíquica, los enfermos crónicos y los pacientes cardíacos tienen más probabilidad de sufrir un golpe de calor.

De ahí la importancia de llevar a cabo una recopilación de información de los casos que se presentan en los hospitales de la Ciudad, dado las altas temperaturas que se presentan y que han ido en aumento en los últimos años.

La Comisión para la Cooperación Ambiental, CCA, recibe apoyo financiero de los gobiernos de: Canadá, a través de su ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático; los Estados Unidos de América, por medio de la Agencia de Protección Ambiental, y los Estados Unidos Mexicanos, mediante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.