Hermosillo, Sonora, septiembre 20 de 2016.- La Secretaría de Salud recomienda que, a partir de los 60 años, las personas al retirarse, programen actividades ordinarias de ocupación para evitar padecimientos relacionados con el deterioro de la memoria, previo al Día Mundial del Alzheimer, que se conmemora este 21 de septiembre.

Felix Higuera Romero, director general de Salud Mental y Adicciones de la Secretaría de Salud, explicó que la demencia es un síndrome que implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria.

“En el mundo entero hay unos 47,5 millones de personas que padecen demencia, cada año se registran 7,7 millones de nuevos casos y la enfermedad de Alzheimer, que es la causa de demencia más común, acapara entre un 60% y un 70% de los casos”, comentó Higuera Romero.

Los signos y síntomas relacionados con la demencia se pueden entender en tres etapas: temprana, intermedia y tardía; que varían de acuerdo a la severidad de los síntomas y la edad de las personas.

La etapa temprana a menudo pasa desapercibida, ya que el inicio es paulatino. Los síntomas más comunes incluyen: tendencia al olvido; pérdida de la noción del tiempo; desubicación espacial, incluso en lugares conocidos.

A medida que la demencia evoluciona hacia la etapa intermedia, los signos y síntomas se vuelven más evidentes y más limitadores. En esta etapa las personas afectadas: empiezan a olvidar acontecimientos recientes, así como los nombres de las personas; se encuentran desubicadas en su propio hogar.

“También tienen cada vez más dificultades para comunicarse; empiezan a necesitar ayuda con el aseo y cuidado personal; sufren cambios de comportamiento, por ejemplo, dan vueltas por la casa o repiten las mismas preguntas”, detalló el director de Salud Mental y Adicciones.

En la última etapa de la enfermedad, la dependencia y la inactividad son casi totales, las alteraciones de la memoria son graves y los síntomas y signos físicos se hacen más evidentes.

Los síntomas incluyen una creciente desubicación en el tiempo y en el espacio; dificultades para reconocer a familiares y amigos; una necesidad cada vez mayor de ayuda para el cuidado personal; dificultades para caminar; alteraciones del comportamiento que pueden exacerbarse y desembocar en agresiones.

Estadísticas sobre trastornos demenciales en el Estado:

• En Sonora, el 2% de las personas mayores de 60 años presentan una fase temprana de la enfermedad.
• El 10% en edades entre 70 a 79 años se encuentran en la fase intermedia de la enfermedad.
• Entre el 20% y 40% de las personas de 80 años o más, tienen la enfermedad en la etapa tardía.