Hermosillo, Sonora, octubre 15 de 2016.- Con el fin de crear conciencia a los sonorenses sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza, la Secretaría de Salud recuerda la importancia de alimentarse adecuadamente y de hacer actividad física.

Es importante mencionar que cada 16 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Alimentación, proclamado en 1979 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, cuyo lema de este año es: “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”.

El cambio climático está afectando a la salud del planeta y está modificando el mundo y provocando más desastres naturales, así como problemas medioambientales que dificultan el cultivo de alimentos.

Según datos de la FAO, cultivar alimentos de manera sostenible significa adoptar prácticas que producen más con menos en la misma superficie de la tierra y usar los recursos naturales de forma juiciosa.

Así mismo, significa reducir la pérdida de alimentos antes de la fase del producto final o venta al por menor a través de una serie de iniciativas, que incluyen una mejor recolección, almacenamiento, embalaje, transporte, infraestructuras y mecanismos de mercado, así como marcos institucionales y legales.

Por tal motivo, la Secretaría de Salud en el Estado consciente de dichos cambios, recomienda seguir las indicaciones de la FAO para alimentarse correctamente y prevenir enfermedades.

Las recomendaciones más importantes son, además de realizar actividad física:

• Tómate el tiempo para comer y disfruta tus comidas al convivir en familia o con amigos, cada vez que puedas
• En tu desayuno, comida y cena incluye los tres grupos de alimentos: verduras y frutas, cereales, leguminosas y alimentos de origen animal
• Bebe agua simple en abundancia. Consume agua de frutas o de sabor sin azúcar en lugar de otras bebidas como refrescos, jugos y aguas frescas con azúcar.
• Disminuye el consumo de alimentos salados como embutidos, botanas, sopas deshidratadas y alimentos enlatados
• Evita comer de más, sírvete porciones más pequeñas y deja de comer en cuanto te sientas satisfecho
• Prefiere comer alimentos asados, guisados, a la plancha, sin o con poco aceite
• En cada comida incluye verduras y frutas frescas, de preferencia con cáscara y de temporada
• Come a diario alimentos integrales como tortilla de maíz, avena, amaranto, arroz, pan y pastas; y leguminosas como frijoles, lentejas y habas
• Disminuye el consumo de alimentos dulces como el pan dulce, las galletas y los pastelitos
• Además de tus actividades cotidianas, realiza por lo menos 30 minutos de actividad física todos los días, como caminar rápidamente, bailar o jugar. Procura hacerlo en familia.