Hermosillo, Sonora, noviembre 29 de 2016.- Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), en los últimos 30 años han surgido como enfermedades cada vez más frecuentes, sobre todo en los adolescentes a partir de los 14 años, donde la prevalencia mundial de la anorexia en mujeres jóvenes es del 1 al 2% y de la bulimia del 1 al 3%.

En el marco del Día Internacional de la Lucha contra los Trastornos Alimenticios, que se conmemora cada 30 de noviembre, la Secretaría de Salud informa que un trastorno en la alimentación es una enfermedad causada por una marcada ansiedad y una preocupación excesiva por el peso corporal, entre otras alteraciones.

Médicos especialistas mencionan que los trastornos alimenticios se presentan cuando una persona no recibe la ingesta calórica que su cuerpo requiere para funcionar de acuerdo a su edad, estatura, ritmo de vida, entre otros, siendo los más comunes la anorexia y la bulimia.

La posibilidad de recuperación es menor del 50%, además es más frecuente en las adolescentes, debido a que la relación entre mujeres y hombres es de 10 a 1, es decir, que por cada hombre que tiene algún TCA, 10 mujeres lo presentan.

Los factores predisponentes a desarrollar los TCA pueden ser individuales, familiares y socio-culturales, tales como una baja autoestima, trastornos de personalidad, edad, sexo, el entorno familiar, la cultura de la delgadez, entre otros.

Además, las dietas restrictivas, los ayunos, el abuso de sustancias, la insatisfacción corporal, los comentarios o burlas de otras personas, situaciones estresantes y la obesidad, son factores que pueden desencadenar los TCA en los jóvenes.

Esto se debe que la sociedad impone cierto estándar de delgadez y los adolescentes, por la situación que atraviesan, son más susceptibles a críticas o comentarios cuando el peso natural lo excede, por lo que se deprimen, se autocritican y se sienten perdedores y desvalorizados.