Hermosillo, Sonora, enero 5 de 2017.- La temporada de frío continúa en el Estado con ascensos y descensos de temperatura, que impactan en la salud de las personas, sobre todo de los grupos más vulnerables como niños y adultos mayores, por lo que la Secretaría de Salud hace un llamado a seguir cuidándose de dichos cambios, para evitar enfermedades.

Durante la semana epidemiológica 52, que abarcó del 25 al 31 de diciembre de 2016, se confirmaron 2 eventos asociados a la temporada de frío (EATF), mismos que no fueron fatales, con ellos se acumulan 34 EATF, volumen 38% inferior al registrado en el 2015, cuando había 55 EATF en el mismo periodo.

Los EATF de esta semana corresponden a una quemadura de 1° grado ocurrida el 31 de diciembre en una mujer de 20 años de edad, residente de la ciudad de Cananea, el percance sucedió al encender un calentón de leña.

El otro caso se trata de una intoxicación por monóxido de carbono en una mujer de 37 años, residente de Magdalena, misma que ocurrió al introducir un recipiente con brasas a su dormitorio sin adecuada ventilación, ambos casos recibieron atención médica, tratamiento sintomático y egresaron por mejoría de manera satisfactoria después de unas horas de estancia hospitalaria.

Durante dicha semana no se confirmaron defunciones, por lo que se mantiene en 3 casos fatales asociados a temporada de frío: uno por asfixia por monóxido de carbono en Benjamín Hill, y dos correspondientes a Agua Prieta: uno por hipotermia y uno por quemaduras; lo anterior, es inferior a lo registrado al mismo periodo de la temporada de frío pasada cuando había cuatro defunciones asociadas al frío, tres de ellas debidas a asfixia por monóxido de carbono, en Moctezuma y Cananea (2) y una por hipotermia en Agua Prieta.

Ante el potencial recrudecimiento de las condiciones ambientales debido al ingreso de frentes fríos, la Secretaría de Salud Pública recomienda a la comunidad lo siguiente:

• Prestar mayor atención a niños, adultos mayores, enfermos crónicos e indigentes
• Vestir ropa gruesa y calzado cerrado, cubriendo todo el cuerpo
• Almacenar agua, alimentos, cobijas, productos de aseo personal, botiquín, radio de baterías e insumos para la calefacción
• Consumir verduras, frutas ricas en Vitamina C y abundantes líquidos
• Si requieres utilizar chimeneas, calentadores u hornillas verifica que exista ventilación adecuada para evitar intoxicaciones, quemaduras o incendios
• Tener identificados los albergues
• El consumo de alimentos calientes aumenta la producción de calor en el cuerpo, y estos pueden ser líquidos y sólidos
• Revisar que estén en buen estado los aparatos de calefacción, sin fugas o instalaciones eléctricas en mal estado que puedan provocar algún accidente
• Mantener una buena ventilación en las habitaciones ya que los calefactores de gas emiten monóxido de carbono, al igual que los que usan leña que preferentemente no se deben usar
• En el caso del uso de calefactores, es recomendable tener dentro de la habitación una tela húmeda o un recipiente con agua, esto evitará la resequedad de las vías respiratorias