Hermosillo, Sonora, mayo 24 de 2017.- La Secretaría de Salud en el Estado llama a las personas con epilepsia y a sus familiares, a que no se limiten en su desarrollo personal y familiar, ya que pueden trabajar con un buen control de la enfermedad, en el marco del Día Internacional de la Epilepsia, que se conmemora cada 24 de mayo.

Eleazar Valle Armenta, neurólogo del Hospital General del Estado (HGE), informó que la epilepsia se trata de una hiperfunción de la corteza cerebral, por lo que se presentan sacudidas de los brazos o la sensación de una corriente eléctrica de un lado del cuerpo, así como alucinaciones, hasta lo más conocido que son las convulsiones generalizadas.

La epilepsia focalizada se presenta en una zona específica, es decir, la descarga eléctrica hace funcionar determinada parte donde está el problema y esa área se expresa involuntariamente, lo que provoca, por ejemplo, que la persona perciba olores injustificadamente si la crisis empieza en el área del olfato.

“La lista de causas de epilepsia es muy amplia, va desde genéticas o se adquiere por problemas del parto, como la asfixia perinatal; puede también adquirirse en el tiempo por cualquier tipo de lesión o daño de la corteza cerebral, llámese parasitosis, traumatismos, droga, infartos cerebrales o tumores”, agregó el especialista.

Cabe señalar que hay tipos de epilepsias que se quitan espontáneamente, especialmente las que son de carácter genético y algunas pueden tratarse quirúrgicamente, como las que son difíciles, ya que el 25% de las personas con la enfermedad son rebeldes al tratamiento.

El padecimiento puede presentarse a cualquier edad, indicó Valle Armenta, pero la mayor incidencia ocurre en las primeras etapas de la vida y en los adultos mayores, porque es cuando las personas se encuentran más vulnerables a enfermedades.

La principal recomendación que emitió el neurólogo del HGE para los familiares de las personas con el padecimiento, es acudir con su médico tratante y solicitar orientación en el manejo de los ataques del paciente, para evitar que se cause un mayor daño durante los mismos.

“Se habla mucho de meter objetos a la boca, como cucharas, tenedores e incluso la mano del familiar, eso no se debe hacer porque puede traer mayores lesiones al propio paciente y a la persona que mete la mano; en general hay que esperar a que termine de convulsionar y ponerlo de lado, vigilar y asegurarse de que respira adecuadamente”, explicó.

Es importante señalar que es mejor no hacer nada cuando la persona presenta una convulsión epiléptica, pero sí estar al pendiente en todo momento para evitar que se cause más daño, así como retirar los objetos con los que se pueda golpear.

Las convulsiones epilépticas duran un minuto y al término la persona queda inconsciente por 5 minutos, señaló el especialista, donde se deberá colocar al paciente de lado para evitar que se ahogue si llega a vomitar; después empieza a despertar, primero confundido y desorientado, para finalmente estar consiente a los 15 a 20 minutos.

Así mismo se recomienda que las personas con epilepsia se esperen tres meses sin presentar alguna crisis para poder manejar, ya que con ese tiempo se demuestra que el fármaco funciona y ha entrado en estabilidad, además que el paciente se ha disciplinado, porque también debe evitar desvelos y el alcohol.

De acuerdo a las estimaciones de los especialistas, el 1,5% de la población mundial presenta esta enfermedad, por lo que en Sonora se tiene aproximadamente entre 15 a 20 mil personas afectadas por el padecimiento.