Hermosillo, Sonora, noviembre 30 de 2017.- Debido a que las bajas temperaturas aún no se presentan en la entidad de manera sostenida, pero sí hay descensos importantes durante el anochecer y el amanecer, la Secretaría de Salud en el Estado recuerda la importancia de cuidarse de los cambios bruscos y aplicarse la vacuna contra el virus de la influenza.

En la Semana Epidemiológica Número 47, que abarca del 19 al 25 de noviembre, no se reportaron casos nuevos de influenza, con lo que se acumulan cuatro casos del padecimiento en la temporada actual; a la misma fecha del 2016 había ocurrido un caso de la enfermedad.

Es importante señalar que, al momento, no han ocurrido defunciones por influenza en Sonora, idéntica situación a la ocurrida a la misma semana de la temporada anterior; donde se registraron en total nueve defunciones: ocho por el virus AH1N1 y una por el virus A.

En cuanto a infecciones respiratorias agudas (IRAS), en la semana se registraron 14 mil 649 episodios, un 7% menos a los observados a la misma fecha del 2016, cuando habían ocurrido 14 mil 753 casos.

Con respecto a los eventos asociados a la temporada de frío, esta semana no se registró ninguno. Se mantiene el acumulado de un caso de hipotermia en una mujer de 90 años del municipio de Nogales, quien se recuperó satisfactoriamente; un 67% menor al acumulado a la misma semana de la temporada anterior, cuando se habían presentado tres eventos.

Ante el potencial ingreso de frentes fríos, la Secretaría de Salud Pública recomienda a la comunidad lo siguiente:

•         Prestar mayor atención a los niños, adultos mayores, enfermos crónicos e indigentes.

•         Vestir ropa gruesa y calzado cerrado, cubriendo todo el cuerpo.

•         Almacenar agua, alimentos, cobijas, productos de aseo personal, botiquín, radio de baterías e insumos para calefacción.

•         Consumir verduras, frutas ricas en Vitamina C y abundantes líquidos.

•         El consumo de alimentos calientes aumenta la producción de calor en el cuerpo, y estos pueden ser líquidos y sólidos.

•         Si requiere utilizar chimeneas, calentadores u hornillas, verifique que exista ventilación adecuada para evitar intoxicaciones, quemaduras o incendios.

•         Revisar que estén en buen estado los aparatos de calefacción, sin fugas o instalaciones eléctricas en mal estado que puedan provocar algún accidente.

•         En el caso del uso de calefactores es recomendable tener dentro de la habitación una tela húmeda o un recipiente con agua, esto evitará la resequedad de las vías respiratorias.

•         Mantener una buena ventilación en las habitaciones, ya que los calefactores de gas emiten monóxido de carbono, al igual que los que usan leña, los cuales preferentemente no se deben usar.

•         Tener identificados los albergues más cercanos.