Hermosillo, Sonora, agosto 21 de 2018.-  Un llamado a que la población tome medidas para la detección oportuna del cáncer de mama, y evitar así complicaciones, realiza la Secretaría de Salud en Sonora.
 
Karina Morales Vera, responsable estatal del programa Cáncer en la Mujer, comentó que en la búsqueda de diagnósticos oportunos de esta enfermedad, la Secretaría de Salud cuenta con diez  mastógrafos en hospitales y unidades de salud en diversos municipios del estado.
 
Detalló que cuentan con mastógrafo en los Hospitales Generales de Navojoa, Caborca, Nogales, Obregón, y Hospital Comunitario de Cananea. 
 
También en el Centro Avanzado de Atención Primaria a la Salud (CAAPS), Hospital Comunitario de Moctezuma, Unidad Móvil de Mastografías en el Hospital General de San Luis Río Colorado y dos en el Centro Estatal de Oncología.
 
“Invitamos a la población a que acuda a cualquiera de estas unidades de salud a realizarse estos estudios para que se realice la detección de manera oportuna del cáncer de mama”, expresó la funcionaria estatal.
 
Son tres, dijo, las acciones para la detección oportuna de cáncer de mama, que incluye la autoexploración mamaria a partir de los 20 años, con la que buscan sensibilizar a la mujer sobre el padecimiento y tener un mayor conocimiento de su propio cuerpo para identificar cambios anormales.
 
Además el examen clínico, que debe ser practicado cada año a partir de los 25 años de edad, por personal de salud capacitado en la exploración de las mamas, así como la mastografía de tamizaje, que se recomienda en mujeres aparentemente sanas de 40 a 69 años, cada dos años.
 
Algunos de los factores de riesgo para cáncer de mama, indicó, son: historial personal o familiar del padecimiento en madre, hijas o hermanas, así como una vida menstrual de más de 40 años, tratamiento con radioterapia en tórax, primer embarazo a término después de los 30 años.
 
Morales Vera  agregó que otros factores de riesgo son: contar con terapia hormonal en la peri o postmenopausia por más de cinco años, alimentación rica en carbohidratos y baja en fibra, dieta rica en grasas tanto animales como ácidos grasos trans, obesidad, principalmente en la postmenopausia, sedentarismo, consumo de alcohol mayor a 15 g/día y tabaquismo.