Hermosillo, Sonora, agosto 22 de 2018.- Durante esta semana, la Secretaría de Salud en el Estado intensificará las acciones para disminuir los riesgos asociados a la proliferación del mosco Aedes aegypti, como parte de la Segunda Jornada Nacional de Lucha contra el Dengue, Chikungunya y Zika 2018.
 
En representación del Secretario de Salud, Enrique Clausen Iberri, el Subsecretario, Félix Higuera Romero, dio el banderazo de salida del inicio de las actividades intensivas en el Estado, bajo el lema: “Por mi Salud y mi Escuela”, en donde también se realizarán acciones contra la fiebre manchada.
 
“Felicitamos a todos los brigadistas de la Secretaría de Salud, porque gracias al trabajo que realizan día con día en las colonias del Estado es que Sonora tiene más de nueve meses sin casos de Dengue, más de dos años sin Chikungunya y en lo que va del año se tienen cinco casos de Zika”, resaltó Higuera Romero.
 
Agregó que esta jornada es una estrategia intensiva para procurar una mejor salud para los sonorenses, coordinada entre varias dependencias estatales y municipales, donde se busca evitar el riesgo de transmisión de estas enfermedades que pueden provocar grandes epidemias y daños en la salud.
 
Por su parte, Gerardo Álvarez Hernández, Director General de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades, explicó que en Sonora se tiene una historia que data más de 40 años con el dengue, por lo que, dijo, es de suma importancia la participación de la ciudadanía en la prevención con la eliminación de criaderos.
 
Las estrategias de reforzamiento para contener y reducir la exposición al mosco Aedes aegypti han mostrado ser útiles para evitar la dispersión de casos, puntualizó el funcionario, así como reducir las poblaciones del mosquito en espacios de alto riesgo.
 
Parte de las actividades que se realizarán durante esta jornada intensiva incluyen las acciones básicas de control entomológico y la educación para la salud, explicó, tales como la fumigación, colocación de larvisida y la identificación de criaderos en los domicilios.
 
“La intervención pretende generar ambientes seguros y libres de criaderos para reducir riesgos de transmisión focalizados en escuelas y unidades de salud, sitios que concentran volúmenes considerables de personas”, comentó el funcionario estatal.